Cubiertas / No hay productos.

Cubiertas

Cubiertas para bicicleta

Practicar...

Cubiertas para bicicleta

Practicar ciclismo implica tener la bicicleta en las mejores condiciones posibles. Las ruedas de la bicicleta son las partes de la bici que más se desgastan con el uso ya que tienen que estar en continuo contacto con el suelo. Además, las frenadas y las imperfecciones del terreno llevan a una mayor erosión de las cubiertas de la bicicleta.

Sin embargo, si se nos estropean las cubiertas no significa que la bicicleta quede inservible. Podemos sustituir dichas cubiertas y dejar la bicicleta como nueva y lista para salir a recorrer kilómetros. Cambiar la cubierta de la rueda permitirá perpetuar la usabilidad de la bici, además conllevará a adaptar la bicicleta concretamente al uso que se le vaya a dar a la misma. A veces, un ciclista compra una bicicleta con unas determinadas cubiertas pero después se da cuenta de que esas ruedas no se adaptan correctamente al tipo de uso que le está dando, o que le quiere dar, a la bici. Por eso,  en lugar de sufrir incomodidades con la bicicleta, que no se amolda bien al terreno para el que el ciclista la está usando, una manera fácil de conseguir una bicicleta cien por cien  apropiada es cambiarle las cubiertas.

Sustituir las cubiertas de la bicicleta es un gesto sencillo pero que aportará un salto de calidad al desempeño del ciclismo. Un cambio de cubiertas es una forma económica de adaptar la bicicleta a las necesidades del ciclista. Existen muchos tipos de cubiertas, por lo que cada uno puede decidir entre muchas clases de cubierta para escoger en concreto la que mejor se ajuste al tipo de ciclismo y de bici.

Cómo elegir una cubierta de bicicleta

Es importante dedicar algo de tiempo a elegir la cubierta de la bicicleta ya que es un componente de la bici que influirá mucho en la calidad del ciclismo y en la experiencia sobre la bicicleta. No hay que seleccionar las cubiertas sin pensar ya que tomar una mala decisión será negativo pues no mejorará el rendimiento del pedaleo a la hora de montar en bici. Elegir la cubierta idónea depende de las necesidades del ciclista y del tipo de bicicleta que sea. La modalidad y tipo de bicicleta tendrá influencia sobre el tipo de cubierta de la rueda que se necesite.

Existen distintos tipos de cubiertas de bicicleta en función de la modalidad de ciclismo para la que se emplee la bicicleta. Por eso podemos encontrar cubiertas para bicicleta de montaña y cubiertas para bicicleta de carretera.

  • Las cubiertas para las modalidades de bicicleta de montaña son cubiertas con muchas muescas y tacos, para un mayor agarre al terreno. Además, la dureza de las cubiertas de mountain bike suelen ser más blandas para que tengan un mayor agarre. El peso de la bicicleta será mayor ya que las cubiertas de montaña le dan a la bici una menor velocidad para fomentar la tracción al suelo y evitar caídas.

 

  • Por otro lado, las cubiertas para bicicleta de carretera suelen ser más duras y ligeras. De esta forma se permite un mejor desplazamiento sobre el asfalto. Las cubiertas de bicicletas de carretera no tienen tacos y suelen ser lisas.

Factores a tener en cuenta en la elección de una cubierta de bicicleta

Existen diversos factores técnicos a tener en consideración a la hora de seleccionar la cubierta de bicicleta que vayamos a comprar. A continuación se explican los más significativos:

Para elegir una nueva cubierta de bicicleta, en primer lugar hay que tener en cuenta la llanta de la rueda. Hay que escoger una cubierta que tenga relación con el grosor de la llanta. Si se elige una cubierta de un grosor inferior al que necesita una llanta, la rueda quedará aplastada y no hará bien su función. Lo mismo pasa si se elige una con un grosor mayor que el de la llanta; en este caso, la cubierta se abombará y no rodará bien.

En las cubiertas de bicicleta viene siempre un número seguido de una letra. El número cuanto más alto sea, mayor será la dureza del neumático en cuestión. Si el número es muy bajo, la cubierta contará con un mayor agarre al suelo pero a la vez el desgaste será mayor. Las cubiertas más duras tendrán un menor agarre pero durarán más tiempo.

Hay que tener en cuenta también la anchura de la cubierta. Si es más ancha, rodará un poco menos pero tendrá un mayor agarre. Si la cubierta es más estrecha, entonces rodará mejor y dará a la bicicleta más ligereza ya que no conseguirá tanto agarre como la más ancha.

Las cubiertas de bicicleta también se pueden diferenciar por los tacos que tenga. El dibujo que formen los tacos puede ayudar a elegir una cubierta u otra. Si una cubierta tiene los tacos muy separados, será mejor para terrenos de barro, arena… donde se necesite una rueda que no se hunda en el suelo. Al tener los tacos más separados, no habrá peligro de que se queden piedrecillas o arena en las ranuras y el manejo de la bicicleta será mejor. Por otro lado, las bicicletas que tengan los tacos muy juntos, servirán para terrenos más sólidos, de forma que la necesidad principal sea ir más rápido más que salvar obstáculos. De esta forma llegamos también a las bicicletas con rueda lisa que son aquellas en las que prima la velocidad y no tanto el agarre al suelo.

En definitiva, no hay unas cubiertas ideales para una bicicleta, todo depende del uso y la función que vaya a desempeñar cada una. Aunque cambiar las cubiertas de las ruedas de una bicicleta es un gesto sencillo y bastante económico, no hay que tomarlo a la ligera. Es preferible sopesar bien las opciones y reflexionar sobre la clase de ciclismo que se va a practicar. Es primordial tener claro, antes de comprar unas cubiertas u otras, las especificaciones y características de la llanta de la bici además del uso que queremos darle a la bicicleta para poder sacarle el máximo partido y amortizar la inversión que vayamos a realizar.

Más